Encontrarse en medio de una deuda es complicado, sobre todo si no hay recurso que ayude a salir de dichas deudas, existen listas de deudores en las que, empresas financieras piden a toda aquella persona o empresa con deudas pendientes, se inscriba, esta medida ha sido tomada por la creciente crisis que se presenta en España.

El Listado ASNEF uno de los ficheros donde se inscriben los “morosos” pero esta forma de control de pago tiene sus lados negativos, por ejemplo: a la hora de necesitar o solicitar algún préstamo, el estar en esta lista lo volverá, en casi su totalidad, algo difícil.

Aunque es en teoría accesible para cualquier persona, solicitar un crédito a esta entidad, es riesgoso debido a la demora que se aplica a ciertas financiaciones; en progreso de una demora se sigue aplicando una deuda tras otra, intereses diarios y comisiones que son considerablemente más costosas que las comunes.

Incluso cuenta con cobro de cantidades según la posición deudora, es decir, cobran por tener que cobrar a dicho deudor.

Con aval y garantía

Queda claro que es fácil pedir un crédito a esta entidad, pero lograrlo es un proceso que requiere mucha paciencia y responsabilidad, para que dicho préstamo no termine siendo una deuda impagable.

Para agilizarlo, la persona podría ofrecer un aval solidario o una garantía -el primero es: ofrecer algún personal, y el segundo es un bien físico: como una casa o automóvil- de esta manera se llega casi sin trabas a solicitar un préstamo con asnef, sobre todo si no se cuenta con un trabajo/nómina o si se está inscrito en el listado asnef.

Se debe tener en cuenta que, de solicitar dicho crédito y no pagarlo, trae consecuencias graves, financieras, ya que en caso de haber ofrecido una garantía, se pierde el poder sobre dicha cosa.

Por otra parte, ofreciendo un aval solidario entonces se le pasaría, de alguna manera, el cobro a esa otra persona; momentáneamente se deja de estar en deuda con la entidad que presta el crédito, más no significa que se quede absuelto de ella; esta otra persona estaría en derecho de seguir cobrando intereses, lo que volvería la deuda todavía mayor.