La regla 50/20/30 y otras fórmulas para ahorrar mes a mes

August 23, 2017 | By admin | Filed in: Economia.

¿Te gusta tener bajo control tus cuentas?, ¿eres de los que viven intensamente cada final y cada principio de mes? Si es así este artículo sin duda te interesa, ya que abordaremos un tema más que interesante tanto para quienes quieren tener sus cuentas perfectamente saneadas como para quienes lo necesitan: cómo ahorrar y cómo distribuir los ingresos para que en ningún caso se vean superados por los gastos y nos aseguren un futuro económicamente estable.

La clave para ello se sustenta en dos pilares: la planificación y considerar los ingresos como activos, como valores que no permanecen estáticos y que pueden crecer ya sea mediante la inversión con Fin Markfx bróker transparente o mediante otras fórmulas de rentabilizarlos.

Fórmulas como la regla 50/20/30 o simplemente tener conocimiento de qué hacer con nuestro dinero nos ayudará a ello, ¿de qué forma?

Imagen: pixabay.com

 

En qué consiste la fórmula 50/20/30

La fórmula 50/20/30 es la enésima ecuación que pretende guiarnos sobre la proporción recomendable en la que debemos repartir nuestros ingresos mensuales. La podemos ver con otros porcentajes que “bailan” según hablemos de ahorradores natos o compradores compulsivos, pero la 50/20/30 radica su éxito en que es la más realista al considerar que lo natural es que el mismo día 1 ya veamos menguado nuestro sueldo y que la última semana del mes no se tiene por qué asemejar a la subida del Everest.

¿Y cómo consigue este reparto “realista”? Destinando nada más y nada menos que el 50% de lo ingresado tanto a gastos fijos (hipoteca, alquiler, suministros…) como a gastos predecibles (alimentación, educación, etc.).

Otras fórmulas de ahorro son más exactas con este porcentaje y te indican más o menos cuánto debes destinar a cada gasto fijo concreto. Así encontramos recomendaciones que señalan que lo destinado a vivienda debe abarcar un 30-35%, un 15-20% los suministros y otros gastos fijos y consideran la cesta de la compra como un gasto personal que entraría dentro de otro bloque.

Cuánto destinar al ahorro

Continuando con la 50/20/30, el 20 es la cantidad marcada para ahorrar mes a mes: un mínimo más o menos consensuado para disponer de estabilidad financiera ante cualquier gasto o imprevisto más allá de los fijos.

Ahora bien, en cómo manejamos ese 20% (que puede o debe verse aumentado con aquello que no se destine al 50% de gastos fijos) está la clave para distinguir entre simplemente ahorrar o manejar nuestros ingresos de forma eficiente.

El concepto de ahorro no se debe limitar a “apartar dinero”, sino a gestionar óptimamente ese “excedente” para que no quede impasible sin más y pueda crecer mes a mes. ¿Cómo hacerlo crecer? Desde buscando cuentas de ahorro que ofrezcan un atractivo porcentaje de beneficios (en torno al 3% como mínimo) hasta invertirlo en activos con la asesoría de expertos.

El 30% mediador

El último porcentaje de la fórmula 50/20/30 es el que define el carácter de cada tipo de ahorrador, ya que es el que destinamos a gastos personales, ya sea ocio, hobbies, o necesidades no tan primarias pero sí importantes como ropa, tecnología, etc.

Hablamos de un 30% para vivir cómodamente de nuestros ingresos y jamás sentirnos esclavos de los números, pero tal como ocurre con el resto de porcentajes, hablamos de cantidades que se ajustan a la media, no a férreas medidas de la economía doméstica. Así, cuanto más nos sobre de ese 30, más podemos hacer trabajar nuestros ahorros y mayor seguridad financiera obtener.

A este respecto, resultaría interesante mantener el 20% estipulado en una cuenta de ahorro y, partiendo de una inversión inicial fija, destinar todo porcentaje sobrante de los gastos fijos y los personales a la inversión.

 

La reflexión y planificación ante el ahorro como clave

Estas fórmulas son orientativas y no deben ser consideradas ni seguidas siempre con fervor religioso, pero más que para hacer números a principio y finales de mes, nos deben servir a modo de reflexión para tener conciencia de a qué destinamos nuestro dinero y cómo lo manejamos.

Más interesante que destinar el 30-35% de nuestro sueldo a vivienda sin más resulta considerar si realmente podemos reducir ese porcentaje, y sobre todo, tal como indicábamos a la hora de hablar de la inversión, aumentar la proporción a favor siempre de lo que tenemos más que sobre lo que gastamos.

Así, puede resultar igual de dañino para nuestras previsiones de ahorro superar ese 50% que considerarlo como un estándar y acomodarnos a él, incluso forzando a que se cumpla.

 

 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *