Cuánto tiempo dedicarle a una inversión

May 27, 2018 | By admin | Filed in: Economia.

A la hora de acometer cualquier tipo de inversión, sea de gran volumen o pequeña, hay que tener en cuenta diversos factores. Desde ser honestos con nuestros conocimientos, en qué plataforma operamos, como puede ser Finmark bróker online o, quizás el más básico, es saber la propensión o aversión al riesgo de quien la acomete.

Está claro que, como tantas veces se ha escuchado, a más rentabilidad, mayor riesgo. Es una decisión que cada inversor ha de tomar antes de empezar a depositar su dinero en cada producto, y actuar en consecuencia.

Imagen: pexels

¿Qué riesgo estás dispuesto a asumir?

A la hora de que un pequeño inversor decida acometer o no una inversión hay disparidad de factores a tener en cuenta, unos con mayor importancia, y otros con menos. O mejor dicho, con una importancia relativa: quizás lo que para un inversor fundamenta la decisión para otro es completamente innecesario, o viceversa.

De una manera u otra, dos son los factores que, por norma, más se tienen en cuenta: por un lado el nivel de aversión al riesgo y por otro lado el plazo de la inversión.

¿Qué riesgo se está dispuesto a asumir?

El nivel de aversión al riesgo es posiblemente el atributo más sintomático dentro de una inversión, en la medida en que supone que un ahorrador esté constantemente al tanto de la evolución de la cotización del producto contratado, o pueda tomárselo con relativa calma.

De hecho en los últimos años la aversión o propensión al riesgo es tenida en cuenta por las entidades financieras a la hora de ofrecer productos a sus clientes, tratando de ofrecer posibilidades que cuadren con sus características como inversor.

Así, se tiene en cuenta que a más riesgo, más posibilidad de rentabilidad, una persona propensa a asumir fuertes volatilidades se quedaría insatisfecha con un depósito a plazo fijo, de igual manera que una persona adversa al riesgo viviría con el alma en vilo operando intradía en el mercado de divisas.

Cada inversor ha de decidir cuál es su nivel de aceptación del riesgo, y en función de él, escoger en qué mercados operar: valores, opciones y futuros, mercado de divisas, criptomonedas… Son todos muy atractivos, pero con unos niveles de riesgo muy distintos.

¿A qué plazo invertir?

Por otro lado, está el plazo de la inversión: no es lo mismo operar varias veces en el mismo día, moviendo el dinero de un lado para otro, que realizar una operación el 2 de enero y no volver a mirarla hasta el 30 de diciembre.

En este sentido, el hecho diferenciador es saber con qué dinero se está operando: si se hace con dinero que en cualquier momento se necesita para temas importantes, se necesita que se haga en productos de liquidez inmediata.

Además conviene que se haga con dinero ahorrado que sepamos que, a priori, solo necesitaremos de manera muy remota. Los mercados emergentes y de moda –los citados anteriormente- son volátiles –de ahí su rentabilidad- y puede que en un momento dado veamos disminuciones importantes de nuestra inversión –aunque finalmente terminen siendo positivas.

Si nos aseguramos que estamos operando con saldos que sabemos a ciencia cierta que no vamos a necesitar en ningún momento, podemos operar en el largo plazo: operaciones de un año o más, en las que encontremos no solo rentabilidad por el incremento de la cotización del valor, si no también, por ejemplo, por el reparto de dividendos (en el caso de valores bursátiles o fondos).

Aquí cada inversor tendrá que hacer el análisis de su perfil inversor y tratar de diseñar una cartera de productos acorde a sus necesidades. Y actuar en consecuencia cada vez que acuda de nuevo al mercado.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.