El reciclaje de papel es muy importante ten cualquier empresa, en especial si esta cuenta con un programa para ello. Por lo general se usan los destructores de papel para conseguir unos mejores resultados, sin embargo, no en todas las ocasiones se tienen los cuidados necesarios con estas máquinas.

En el post del día de hoy vamos a hablar un poco sobre los cuidados que se debe tener con estas máquinas para que tengan una mayor durabilidad. Así que te recomiendo seguir leyendo para que puedas conocer todo lo relacionado a las mismas y así tener un mejor rendimiento.

¿Qué cuidados tener con los destructores de papel?

Los destructores de papel son máquinas que son bastante delicadas, y por consiguiente necesitarán de ciertos cuidados básicos para que se pueda tener un buen resultado. En todo caso, debes fijarte en lo siguiente:

No excedas la capacidad

Siempre será indispensable no exceder la capacidad de una destructora de papel, puesto que esto ayudará a que se pueda tener un trabajo eficiente. Se deben respetar los tiempos de descanso de la máquina, y nunca se deben intentar triturar más hojas de las que la trituradora puede.

En todo caso, esto lo único que causará es que la destructora se atasque y no se pueda seguir utilizando.

Verifica el nivel del contenedor

A la hora de tener un destructor de papel, es muy importante tener suficiente espacio para los documentos que se vayan a destruir. Por este motivo, siempre será indispensable que se tenga una idea del espacio que tiene el contenedor para evitar inconvenientes.

También es muy importante tener la bandeja cerrada, porque de lo contrario esto puede causar incluso graves daños a la máquina. Por lo tanto, se debe verificar que todo estén orden antes de ponerla a funcionar, porque de lo contario podrá incluso romperse.

Solo destruye lo que puede destruir

En la actualidad existen muchos tipos de destructores de papel, y muchos modelos incluyen sistemas para destruir clips, CD, tarjetas de crédito, entre otros. Sin embargo, si la destructora de papel que tienes en la empresa no tiene la capacidad de destruir estos elementos es mejor no hacerlo.

Esto porque se puedan dañar los cabezales, o incluso dejar completamente inservible el aparato. Por lo tanto, siempre se debe leer bien el manual y respetar las indicaciones del fabricante, puesto que este es el que indicará lo que se puede y no se puede destruir.