En un coche, el motor es la parte principal, porque si este no funciona el coche simplemente no podrá moverse en absoluto. Por este motivo, si necesitas repuestos de la más alta calidad, te recomiendo visitar la central de desguaces, porque así podrás conseguir los precios más ajustados en repuestos de alta calidad.

Sin embargo, debes tener claro que el motor requiere de algunos cuidados para que este tenga un mejor rendimiento. Estos los he reunido en el post del día de hoy, así podrás comenzar a aplicarlos y podrás disfrutar de una mayor durabilidad en tu coche.

¿Cómo debes cuidar el motor?

El motor consta de muchas piezas, y para cuidarlo debes hacer algunos mantenimientos y cuidar algunos detalles básicos. Estos serán:

Lubricación

La lubricación es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en el motor, porque así sus piezas podrán evitar la fricción. Para ello, debes hacer el cambio de aceite entre los 5.000 y los 30.000 kilómetros dependiendo del modelo de tu coche.

También se recomienda que verifiques de forma periódica el nivel de aceite, porque así te asegurarás de que sea un nivel óptimo y evitarás un desgaste innecesario. En caso de que encuentres fugas, lo mejor es repararlas de inmediato porque afectarán negativamente a tu motor.

Filtro de gasolina

El filtro de gasolina es otro punto importante que debes tener presente, en especial porque este se encarga de absorber los sedimentos que están presentes en el combustible. Por este motivo, se recomienda que se haga el cambio de forma periódica para asegurarte de tener un buen rendimiento.

En todo caso, también debes mantener el tanque lleno por encima de ¼, para garantizar que no se absorban demasiados sedimentos. Recuerda que, en la parte baja del tanque de gasolina se acumula una gruesa capa de sedimentos que si son succionados por la bomba llegarán directo al motor.

Correas

Las correas son básicas para el funcionamiento del motor, porque son las que permiten que las piezas se muevan con armonía. En todo caso, las correas deben estar en perfecto estado para garantizar un buen rendimiento en el coche, y evitar accidentes.

Recuerda estar revisando las correas para verificar que estas no tengan grietas o que estén a punto de romperse. Así, evitarás que las correas se rompan en funcionamiento, lo que puede causar daños irreparables a tu motor, por lo que la vida útil de tu vehículo podría verse afectada.