¿Cómo proteger la pantalla del iPhone 7?

February 10, 2017 | By admin | Filed in: Empresas.

Los dispositivos móviles hoy en día, nos referimos a las tablets y los smartphones, dependen mucho de la integridad de sus pantallas. Una superficie con rayones o abolladuras, puede afectar gravemente la experiencia del usuario. Los dedos no se deslizan como deben y la presión es registrada de una manera inadecuada, impidiendo acceder y/o manipular las aplicaciones. Además, nadie quiere que lo vean con un modelo antiguo o dañado.

 

En el caso de los usuarios de iPhone, hay una opción bastante eficaz para evitar todo esto. Solo deberán adquirir un protector de pantalla iPhone 7, y el riesgo de que la superficie se lastime será reducido considerablemente.

 

 

Hay muchas fundas y carcasas que cuentan con esta opción, especialmente los modelos blindados. Este tipo de accesorios está desarrollado pensando en ofrecer la máxima seguridad. Para conseguir esto, han sido fabricados con materiales de alta calidad que garantizan una resistencia superior frente a golpes y caídas. Son capaces de absorber impactos de distinto nivel y distribuir la energía resultante para que tu iPhone 7 o 7 Plus siempre se conserve como nuevo.

 

Existen varias clases de cristales que son empleados para este propósito. Uno de los más populares es el Gorilla Glass, que se trata de una delgada lámina transparente y sintética. Aunque este material suele formar parte de los terminales producidos por marcas como Samsung o LG. También existen otros similares que a continuación pasaremos a analizar.

 

El Dragontrail, por ejemplo, es un cristal que se promociona como seis veces más resistente que el antes mencionado. Sin embargo, una de sus grandes desventajas es el hecho de mancharse con facilidad. Las huellas de los dedos se marcan al poco tiempo, y lo hace poco práctico para las pantallas táctiles. Esto ha provocado que su uso se haya enfocado a televisores y móviles de gama media.

 

Por otro lado se encuentra el cristal de zafiro, un mineral que se distingue por ser el segundo más duro en el mundo, solo siendo superado por el diamante. Su transparencia es perfecta y suele ser utilizado en la fabricación de algunos relojes; esos que se convierten en piezas de colección. El principal problema es que su producción toma mucho tiempo y es bastante costosa.

 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *