Normalmente cuando una persona recibe una carta certificada y se trata de una citación judicial, donde se tiene una fecha para acudir a un juzgado en calidad de investigado por un proceso penal, la primera reacción es de angustia y miedo.

La recomendación es a mantener la calma y explorar sus opciones, como la de buscar ayuda de un abogado en derecho penal, que pueda recomendarle y darle los pasos a seguir en esa cita ante el juzgado.

¿De qué trata una citación judicial?

Una citación judicial es una notificación oficial que realiza un juzgado en la que se indica una orden dirigida a una persona en concreto para que se presente en una fecha y hora determinada, en la sede de dicho juzgado. En el caso de una persona investigada por un proceso penal, debe indicar en calidad de investigado. En concreto, hace referencia a un sujeto sobre el que existe la sospecha de que ha cometido o ha sido partícipe en la comisión de un delito y, por ello, está siendo investigado por un juez.

¿Cuál es la información que debe contener una citación judicial como investigado en un proceso penal?

  • El juzgado de lo penal que emite la citación y la resolución por la cual se ha realizado.
  • Nombre, apellidos y dirección de residencia del investigado.
  • La fecha.
  • El procedimiento por el que se está investigando al sujeto.
  • Motivo de la citación.
  • Día, hora y sede judicial a la que el investigado debe acudir.
  • Advertencia de que está obligado a acudir al llamamiento y las consecuencias judiciales que sufrirá si no lo hace.

¿Cuáles son los derechos de una persona investigada por un proceso penal?

  • Derecho a ser informado de los hechos que se le atribuyan, así como de cualquier cambio relevante en el objeto de la investigación y de los hechos imputados. Esta información será facilitada con el grado de detalle suficiente para permitir el ejercicio efectivo del derecho de defensa.
  • Derecho a examinar las actuaciones con la debida antelación para salvaguardar el derecho de defensa y en todo caso, con anterioridad a que se le tome declaración.
  • Derecho a actuar en el proceso penal para ejercer su derecho de defensa de acuerdo con lo dispuesto en la ley.
  • Derecho a designar libremente abogado, abogado en derecho penal o defensa letrada sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado 1 a) del artículo 527.
  • Derecho a solicitar asistencia jurídica gratuita, procedimiento para hacerlo y condiciones para obtenerla.
  • Derecho a la traducción e interpretación gratuitas de conformidad con lo dispuesto en los artículos 123 y 127.
  • Derecho a guardar silencio y a no prestar declaración si no desea hacerlo, y a no contestar a alguna o algunas de las preguntas que se le formulen.
  • Derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable.
  • Derecho a la defensa y la presunción de inocencia

La citación, del juzgado en lo penal requerirá al investigado para que preste declaración a un juez en torno a un delito del cual se tienen sospechas de su autoría o implicación.

En caso de que no se conozca el domicilio del investigado, el juez debe disponer de todos los medios de dentro de su alcance para hacer llegar la notificación al investigado.

¿Cuáles son los delitos por los cuales se emite una citación de un proceso penal?

La citación podrá girarse en torno a un proceso relacionado con cualquiera de estos tipos de delitos penales:

  • Delitos leves: a instancia de parte, salvo que se trate de uno relacionado con violencia de género. La citación puede deberse a la necesidad de que preste declaración ante un juez de guardia o para que se presente a un juicio rápido.
  • Delitos que inician procedimientos abreviados: son aquellos que, como máximo, conllevan penas de 9 años de prisión.
  • Delitos que inician procedimientos ordinarios: son los que conllevan penas superiores a 9 años de prisión.

En estos dos últimos casos, el investigado declarará, en primer término, ante el juez de instrucción del caso y, salvo que decrete su entrada en prisión preventiva, recibirá otra notificación para que vuelva a personarse cuando se inicie la fase oral.

¿Cuáles son las sanciones si el investigado no acude a la citación?

Las sanciones dependerán del tipo de delito por el que se le esté investigando:

Procedimiento por delito leve: multa de entre 200 € y 2000 € (artículo 967.2 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal).

Procedimiento abreviado u ordinario: multa de entre 200 € y 5000 € en el caso del primer llamamiento (artículo 175.5 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal). En caso de no asistir tras la segunda citación, pasará a ser considerado como reo de un delito de obstrucción a la justicia (artículo 463.1 del Código Penal). A esto hay que añadir, además, que dicha citación puede convertirse en una orden de detención en ese momento.

Estas sanciones se realizarán en caso de que el investigado no pueda alegar una razón que justifique su no comparecencia (problema de salud grave, muerte de un familiar, etc.). Sin embargo, su ausencia no conlleva, en ningún caso, la celebración del juicio y la emisión de una sentencia que le declare culpable o, lo que es menos probable, inocente. Al fin y al cabo, resulta difícil que un sujeto que no se presenta al proceso por el que se juzga un delito del que se le acusa acabe no siendo declarado culpable al no ejercer su derecho a la legítima defensa.

¿Es obligatorio acudir acompañado de un abogado en derecho penal o defensa letrada a la citación?

En los procesos por delitos leves, no existe obligatoriedad en la ley, más, sin embargo, siempre es recomendable que el investigado se haga acompañar por un abogado en derecho penal o defensa letrada, profesional que tiene la capacidad de defender sus intereses y el conocimiento para establecer una estrategia de defensa adecuada a su caso.

Cuando se trata de citaciones para delitos que conllevan la apertura de un procedimiento abreviado u ordinario, el investigado debe hacerse representar por un abogado en derecho penal que ejerza la defensa judicial del acusado y de un procurador que se haga responsable de su representación judicial.

En una citación judicial se facilita el derecho a la legitima defensa al investigado en un proceso penal, a través de esta, se puede acudir al juzgado, recibir el apoyo y la asesoría legal, prestar declaración y aportar las pruebas necesarias para demostrar su inocencia.

¿En qué consiste la fase de investigación en el proceso penal?

La fase de investigación o instrucción es la primera de las fases del proceso penal, dirigida a realizar todas las actuaciones necesarias y recabar todas las pruebas relativas a la comisión de un delito y la identificación de su autor.

Esta fase se dirigirá al aseguramiento de todas las personas que estén en peligro, de las responsabilidades civiles; de los objetos constitutivos de prueba en el juicio oral y de la presencia en juicio del investigado.

Si bien, dentro de esta fase podemos distinguir dos etapas:

  • Instrucción policial: la policía se encargará de practicar las primeras actuaciones, investigando los hechos de los que haya tenido conocimiento y puedan ser constitutivos de delito y recabando cuanta información y pruebas sea posible.
  • Instrucción judicial: una vez que la policía considere que existen indicios suficientes para considerar a alguien responsable de un delito, remitirá un atestado al Juzgado de Instrucción competente a fin de que se incoe el correspondiente proceso penal y se practiquen las diligencias de investigación que el Juez instructor estime oportunas.

Cuando la policía o el juez de instrucción consideren que no hay indicios suficientes para considerar la comisión de un delito o no hay autor conocido, se producirá el sobreseimiento y archivo de la causa.